viernes

LA NUEVA CONQUISTA

Hoy finalmente las mujeres hemos alcanzado la tan ansiada igualdad con el hombre. Lo que se concreta en el acceso a espacios, posiciones o actividades masculinas para los cuales somos tan capaces como ellos. Pero eso no es suficiente.

Somos mujeres, distinto género, y sin desmerecer lo ganado, nos debemos ahora ir más allá. Lograr ser reconocidas y respetadas como tales, con las diferencias propias de nuestra naturaleza femenina.

Devenidas madres, y con la rápida vuelta al trabajo, debemos retomar nuestras funciones como si nada hubiera pasado, pretendiendo ser las mismas de antes, para lo cual debemos hacer malabares sacrificándonos y exigiéndonos al máximo, a nosotras y nuestros bebés, intentando incluso "dejar en casa" junto a ellos -en el mejor de los casos- nuestro ser mamá...

Pero esto no es posible, lo sabemos muy bien cuando diariamente partimos al trabajo bolsita en mano con el sacaleche a cuestas y el corazón pesado de culpa por abandonar a nuestros pequeños bebés tantas horas.

Y por si fuera poco, debemos "rendir" o "producir" como antes, como si no existieran las noches mal dormidas, los dolores de espalda, el corazón estrujado, la incertidumbre de cómo estará nuestro bebé en nuestra ausencia o la atención pendiente de noticias del resfrío que inevitablemente se pescó en la guardería, mientras nos consolamos mirando su foto en la compu intentando creernos eso de que "la guardería les hace bien para sociabilizar"?!?!?! aunque nuestro bebé tenga apenas unos meses de vida

En fin, creo que la nueva lucha o la verdadera conquista, como querramos llamarla, sería lograr que el mundo masculino, y nosotras mismas, nos reconozcamos como género distinto, con iguales capacidades que el hombre pero a la vez sabiendo que nuestra naturaleza es diversa, siendo respetadas y valoradas según ella, dándosenos nuestros justo lugar como MUJERES y como MADRES, como género creador y portador de vida.

Y con esto me refiero, entre tantas otras cosas, a reveer la ley de maternidad que nos da "NADA" de tiempo para retornar a nuestros trabajos, con lo cual no alcanzamos a adaptarnos a nuestro nuevo rol de mamá, ni a conocer y ni dejarnos conocer por nuestros nuestros bebés recién nacidos, obligándonos a desprendernos de ellos muchas horas diarias; la poca flexibilidad laboral y la "dádiva de la hora maternal", la carencia de espacios exclusivos para lactar o extraernos leche en nuestros lugares de trabajo, el tomar conciencia y revalorizar la lactancia natural y la tirana exigencia de los cánones estéticos actuales que reclaman la inmediata recuperación del nuestro cuerpo, por decir algunas...

Hay todavía mucho por hacer...

lunes

DERECHOS DE LAS EMBARAZADAS

Por el Dr. Carlos Burgo (Obstetra y ginecólogo defensor del parto natural)
  1. Derecho a que no la consideren una enferma
  2. Derecho a pedir la participación de su pareja
  3. Derecho a tener miedo
  4. Derecho a elegir
  5. Derecho a sentirse dueña de su cuerpo
  6. Derecho a no someterse a rutinas médicas innecesarias
  7. Derecho a sentir placer y a sentir dolor
  8. Derecho a expresarse según su necesidad
  9. Derecho al vínculo inmediato con su hijo
  10. Derecho al buen trato

domingo

NOCHES DE TETA

Recuerdo mis primeras noches de mamá... qué duras!!...
Despertarme cada 2 o 3 horas para alimentar a mi bebé, cómo me costaba!!! Y después el tiempo del provechito... ETERNO!!!!
Mi cuerpo sentía el cansancio físico de las noches maldormidas y tanto silencio casi que me espantaba.

Hoy, las noches siguen entrecortadas a igual ritmo, me resistí al consejo de darle leche comprada a mi bebé para que asi "tire más horas de sueño". Pero todo es muy distinto:
Me despierto enseguida y sin dificultad, es más... algunas veces hasta me desvelo!
Observo encantada como se alimenta mi bebé, y el silencio ya no me espanta, al contrario, nos acompaña.

Las noches de teta son momentos únicos que aprendí a disfrutar, reunidos el silencio, mi bebé y yo, yo y mi ser, ausentes del tiempo y ajenos al mundo.
Los tres nos encontramos entre leche, miradas y cavilaciones -muchas de las cuales vuelco aquí-.
Son momentos que pronto llegarán a su fin y que probablemente voy a extrañar.

Ah! El cansancio físico sigue... pero bueno... "gajes del oficio"!

lunes

REGALITO PARA EL CORAZON

Si van al final del blog, encontrarán un videito de una Rumba, cantada por Rosa Giménez, artista muy comprometida con la maternidad y la crianza consciente, y que las invito a ver porque es realmente un regalito para el corazón! No sólo por la música y las imágenes sino también por su letra, ya que pocas veces se hace referencia a TODAS LAS MADRES, independientemente del hecho de parir a su hijo o a quellás que están todavía buscándolo.
Les dejo la letra que es hermosa, aclarando que al final tiene estrofas en catalán, euskera y gallego:

Mi abuela parió a mi madre.
Mi madre me parió a mí.
Todas paren en mi casa,
yo también quiero parir.

Yo quiero parir tranquila,
que nadie me meta prisas,
que mi chico esté conmigo,
por si hay lágrimas o risas.

Mi mamá me mima ma, mímame mamá, mamá.
Mi mamá me mima ma, mímame mamá, mamá.

Si pides, yo te doy teta;
Si lloras, te cojo en brazos;

Que gusto darte un abrazo
y llevarte en bicicleta.

María no tiene niños,
pero ella también es madre:
envuelve con su cariño
a quien se pone delante.

Mi mamá me mima ma, mímame mamá, mamá.
Mi mamá me mima ma, mímame mamá, mamá.

Tu quieres una mamá
y yo quiero tener hijitos;
muy pronto te iré a buscar
pa poder vivir juntitos.


Mi mamá me mima ma, mímame mamá, mamá.
Mi mamá me mima ma, mímame mamá, mamá.

EL AMOR EN NUESTROS TIEMPOS


Nuestros bebés, además de alimento e higiene, nos necesitan a nosotras, necesitan nuestra atención, companía, alegría, cuidados, contacto, mirada, juego, comunicación, calor, sonrisa.
Para darle todo esto, necesitamos TIEMPO.
TIEMPO, eso tan escaso y valioso en nuestros días de "Fast Life" y que mucho o poco, forzosa o voluntariamente, amable o disgustadamente quitamos a nuestro trabajo, a nuestras parejas, a nuestra casa, a nuestros amigos, a nuestros hobbys y a nosotras mismas, para dedicárselo a nuestros bebés.

Así, el AMOR, además de cálido abrazo y dulce mirada, es renunciar a NUESTROS TIEMPOS para estar con nuestros bebés.

sábado

¿QUE DIGO YO SOBRE LA LACTANCIA?


NO DEJEMOS DE AMAMANTAR A NUESTROS NIÑOS. Todos sabemos que "no hay como la leche materna", pero tomemos real conciencia de que ES VERDADERAMENTE LO QUE NUESTROS BEBES NECESITAN.

Que la OMS recomiende lactancia natural exclusiva hasta los 6 meses de vida no significa quedarnos con que "con 6 meses alcanza..." ni que a esa edad debamos sustituirla por alimentos sólidos. Sepamos además que un niño sano puede nutrirse perfectamente "solo a teta" hasta el año de vida. Alimentemos entonces a nuestros bebés con lo mejor que tenemos para ellos y según sus reales necesidades, recordando que a través de la teta, además de nutrientes y defensas, reciben refugio, contacto, calor, companía, consuelo, relax, vínculo, tranquilidad, unión, seguridad, sociego. RECIBEN "MAMA"

No nos dejemos seducir por la practicidad y comodidad de las leches maternizadas, que con toda la ciencia y tecnología de nuestros días, son siempre a base de leche vacuna, por lo que nunca serán como la nuestra.

No nos dejemos vencer por los dolores o afecciones de nuestros pechos que amamantan por primera vez, es pasajero.

Sepamos que dar de mamar no es ciencia, ni medicina, ni matemáticas. Se aprende pero no se estudia, y sobretodo, confiemos en nosotras, en nuestro cuerpo y nuestros instintos. CONFIEMOS EN LA NATURALEZA, ES SABIA.

jueves

¿QUE DICE LA OMS SOBRE LA LACTANCIA?

La OMS puede afirmar ahora con plena seguridad que la lactancia materna reduce la mortalidad infantil y tiene beneficios sanitarios que llegan hasta la edad adulta. Para el conjunto de la población se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida y a partir de entonces su refuerzo con alimentos complementarios al menos hasta los dos años.

La leche materna es el primer alimento natural de los niños
, proporciona toda la energía y los nutrientes que necesitan durante sus primeros meses de vida y sigue aportándoles al menos la mitad de sus necesidades nutricionales durante la segunda mitad del primer año y hasta un tercio durante el segundo año de vida.

La leche materna promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, además de proteger al bebé de enfermedades infecciosas y crónicas. La lactancia natural exclusiva reduce la mortalidad infantil por enfermedades de la infancia, como la diarrea o la neumonía, y favorece un pronto restablecimiento en caso de enfermedad. La lactancia natural contribuye a la salud y el bienestar de la madre, ayuda a espaciar los embarazos, disminuye el riesgo de cáncer ovárico y mamario, incrementa los recursos de la familia y el país, es una forma segura de alimentación y resulta inocua para el medio ambiente.

La lactancia materna es a la vez un acto natural y un comportamiento que se aprende. Abundantes investigaciones demuestran que las madres u otras cuidadoras necesitan un apoyo activo para instaurar y mantener un amamantamiento adecuado.

(Extraído de http://www.who.int/es/)