sábado

PARTO HUMANIZADO: LEY Nº25.929

   Años atrás, el nacimiento era un acontecimiento familiar y tenía lugar en los hogares, junto a la familia y con la ayuda de otras mujeres entrenadas. Luego, con el fin de disminuir las muertes maternas y neonatales, a principios del siglo XX, el parto comenzó a institucionalizarse. Se salvan vidas de mamás y bebés durante el parto gracias a los adelantos médicos, pero, lo que debería ser de aplicación en casos estrictamente necesarios, hoy se ha convertido en una forma habitual de parir.
   Las excesivas intervenciones médicas durante el trabajo de parto, en el parto y nacimiento interrumpen un proceso que es natural y terminan provocando sufrimientos innecesarios a la madre y al bebé, confundiendo la realidad de una mujer que está a punto de dar a luz, por ende, en la plenitud de su vida, con la idea de una “mujer enferma”.
   El escenario del parto, ha ido así desplazándose de la esfera social a la esfera exclusivamente médica, siendo despojado de la mística femenina y sexual y de la contención y el acompañamiento afectivo familiar indispensables desde el punto de vista psíquico-emocional para lograr un parto natural fluido, sin complicaciones.
   Tenemos partos “estandarizados”, que no contemplan a la parturienta como mujer, portadora de valores, principios y cultura propios, desestimándose los efectos que un entorno hostil produce al parto y al nacimiento, perjudicando la salud de la mamá, el bebé y la familia.
   Advirtiendo esta situación, desde 1991 la Organización Mundial de la Salud ha ido planteando cuestiones fundamentales para el desarrollo del nacimiento, como por ejemplo, lo importante que es que una madre que está por dar a luz se sienta cómoda, contenida emocional y psicológicamente, que el padre o una persona de su confianza pueda acompañarla en todo momento y que la día mamá/bebé no sea separada en ningún momento para no perturbar el vínculo madre/hijo, indispensable como sabemos, para el amamantamiento natural; recomendando además, que el índice de nacimientos por cesáreas debe ser inferior al 15%.
    Nuestra legislación nacional, por su parte, ha receptado estas recomendaciones sancionando la Ley Nº25.929 la cual enuncia los Derechos de padres e hijos durante el proceso de nacimiento, y entre los cuales destacamos: el derecho a un parto natural, a ser tratadas como personas sanas, a ser informadas de lo que ocurre durante el embarazo y parto para poder elegir libremente las diversas alternativas a la hora de dar a luz, a no ser sometidas a procedimientos ni drogas invasivas inncesarias; a ser acompañadas por una persona de nuestra confianza, a que se nos de un trato respetuoso de nuestra intimidad y a no ser separadas de nuestros bebés mientras estamos en el establecimiento sanitario.
                       

viernes

BEBE EN BRAZOS, BEBE FELIZ!

El bebé es el mamífero que más tarda en ser autónomo; estando diseñado para ser llevado en brazos, necesidad básica que debe ser satisfecha. Así lo observa la Antropóloga Jean Liedloff, luego de años de conviencia con tribus amazónicas de Venezuela:
Como parte de su desarrollo natural, los bebés transitan un período llamado “Fase en Brazos” en el que su lugar son los brazos de su madre. y/o padre. Éste comienza cuando el niño nace y repta hasta el pezón de su madre y termina cuando empieza a separarse voluntariamente de ella y su cuerpo para lanzarse a explorar, desplazándose por si mismo”.

A su vez, el
pediatra español Carlos González, en su libro “Bésame Mucho” nos dice:
“Las nuevas generaciones de madres y padres, deben comprender que malcriar es criar mal. Malcriar no es tenerlo mucho en brazos, estar mucho con él o cantarle…“Malcriar es, no satisfacer sus necesidades básicas de amor, alimento, cuidado, contención y contacto”.

Entonces
¿Cómo se puede CRIAR MAL un niño por recibir de sus padres lo que necesita, por permitirle el contacto con su mamá, recibiendo alimento a demanda, protección, refugio, calor, tranquilidad, compañía, y amor?

Además,
la separación temprana del bebé, del cuerpo materno no lo hará más independiente; por el contrario.
En nuestros brazos se sienten seguros, queridos y confiados, lo cual contribuirá al desarrollo de personas autónomas, independientes y con mayor autoestima en la vida adulta.

Por todo esto, cría a tu niño en brazos, guagüita, bandoleraso marsupio!
Lo importante es tenerlo con vos!!!

(En colaboración con Marina)


jueves

¿QUE ES UNA "DOULA"?

En la Grecia antigua el término significaba "mujer que sirve". Pero también encontramos su origen en la lengua hindi -una de las lenguas oficiales de la India-, donde se utilizaba para referirse a mujeres experimentadas.

Este último significado es el mas acertado para lo que se entiende modernamente por doula: "Mujer madre que se pone al servicio de otras mujeres que están por devenir tal y a la cual asiste y acompaña en el transitar de la maternidad, es decir desde el embarazo hasta el puerperio, brindandole información y satisfaciendo sus inquietudes, contribuyendo así a su tranquiliad, pero también y por sobretodo, ofreciendo contención, haciendo lo posible por que la experiencia de la maternidad sea plena y de máximo bienestar físico, psíquico y emocional".

La doula no es médica, partera ni niñera. Es simplemente otra madre que habiendo ya transitado el camino de la maternidad, en su generosidad de dar, brinda su ser y su experiencia preparando, acompañando y conteniendo física y emocionalmente a la nueva mamá incluso luego del parto, pues su presencia luego del nacimiento del bebé, contribuye a fortalecer desde el inicio el nuevo vínculo.

DOULAS EN ARGENTINA

Aunque en otros países del mundo las doulas son reconocidas, permitidas y requeridas, en nuestra país la figura recién está "ingresando", y es necesario comprender su función y sobretodo su necesidad para que sea regulada legislativamente y se permita su acceso a la sala de parto como acompañante de la futura mamá.

Se nos prepara para el parto.... pero no para la maternidad y esto hace que la experiencia mas extraordinaria de nuestras vidas, pueda transformarse en la más angustiosa.

Esta ausencia de preparación física y emocional, nos sumerge en la incertidumbre y en la ignorancia, lo cual nos lleva a someternos a las voluntades médicas que no siempre están atentas a nuestro bienestar físico y emocional. Así, no reclamamos nuestros derechos, no pedimos ni exigimos lo que necesitamos, perdiendo el control y la decisión sobre nuestros cuerpos y nuestros bebés, lo cual es "imperdonable" en un momento tan nuestro, tan conmovedor -en el más profundo sentido de la palabra- y tan esencialmente femenino, como es el parir a nuestros niños.




sábado

LA OPORTUNIDAD DE SER FELIZ

Pienso que la niñez es la etapa de la vida donde se puede y se debe ser feliz. No es que ya adultos no podamos serlo, pero siempre tendremos problemas, preocupaciones o tristezas que empañarán o harán más difícil que logremos o permanezcamos felices.

Y es muy difícil hacer feliz a un niño?
Demandan mucho? Qué necesitan? Alimento, cuidados, higiene, atención, juego, companía, amparo, alegría, protección, dedicación, tiempo, a nosotros.

Regalemos a nuestros niños la oportunidad de ser felíz, sabiendo, como nos dice Carlos González en su libro "BESAME MUCHO" que los días más felices de nuestros hijos están por venir y dependen de nosotros.


domingo

PROYECTO MAMA

Al tiempito de ser mamá, un poco desbordada -bastante en realidad!- y algo desesperada me invitaron a asistir a PROYECTO MAMA, a lo que en principio y ante la ignorancia sobre qué era dudé en concurrir, pero que hoy agradezco la invitación ya que me parece maravilloso y recomiendo a toda embarazada o flamante mamá.

Les dejo la "descripción técnica" para que lo busquen en la red, yo en pocas palabras les cuento que es un espacio de reunión con otras mujeres/mamás, coordinado por una especialista en
maternidad, lo que abarca desde el embarazo, parto, puerperio y hasta la crianza de nuestros niños. No limitándose solo a estos temas sino también a reflexionar sobre nosotras mismas, nuestras parejas y el entorno familiar en general.

Anímicamente me hizo muy bien, lo que fue "esencial" para seguir en "òptimas condiciones" como mamá, a la vez me "abrió la cabeza" en muchísimas cuestiones.

PROYECTO MAMA, es NUESTRO LUGAR, allí se
nos escucha, guía e informa, a la vez que realizamos diversas actividades que nos recrean y nutren física y emocionalmente, se hace "terapia" con risas y lágrimas, charlando de lo que nos pasa, ayudándonos y acompañándonos entre todas en nuestros primeros pasos como mamá, sea desde el punto de vista corporal, como educativo y emocional, y lo más lindo es que vamos con nuestros bebés!

Llegué a PROYECTO MAMA a merced de mitos y consejos de todo tipo que busqué en libros, revistas, profesionales y que me llegaron -aún sin pedirlos- por amigos y familia en general, pero que me angustiaron aún más cuando llevados a la práctica no me resultaron
.

Cuento esto, porque una de las valiosas cosas que aprendí en el grupo es que tenemos nuestro instinto maternal, y
tenemos que rescatarlo, escucharlo y confiar en él en lugar de dejarnos llevar por tantos consejos "de afuera", tan variados que muchas veces hasta se contradicen. Ya con esto, sentí un gran alivio.


viernes

LA NUEVA CONQUISTA

Hoy finalmente las mujeres hemos alcanzado la tan ansiada igualdad con el hombre. Lo que se concreta en el acceso a espacios, posiciones o actividades masculinas para los cuales somos tan capaces como ellos. Pero eso no es suficiente.

Somos mujeres, distinto género, y sin desmerecer lo ganado, nos debemos ahora ir más allá. Lograr ser reconocidas y respetadas como tales, con las diferencias propias de nuestra naturaleza femenina.

Devenidas madres, y con la rápida vuelta al trabajo, debemos retomar nuestras funciones como si nada hubiera pasado, pretendiendo ser las mismas de antes, para lo cual debemos hacer malabares sacrificándonos y exigiéndonos al máximo, a nosotras y nuestros bebés, intentando incluso "dejar en casa" junto a ellos -en el mejor de los casos- nuestro ser mamá...

Pero esto no es posible, lo sabemos muy bien cuando diariamente partimos al trabajo bolsita en mano con el sacaleche a cuestas y el corazón pesado de culpa por abandonar a nuestros pequeños bebés tantas horas.

Y por si fuera poco, debemos "rendir" o "producir" como antes, como si no existieran las noches mal dormidas, los dolores de espalda, el corazón estrujado, la incertidumbre de cómo estará nuestro bebé en nuestra ausencia o la atención pendiente de noticias del resfrío que inevitablemente se pescó en la guardería, mientras nos consolamos mirando su foto en la compu intentando creernos eso de que "la guardería les hace bien para sociabilizar"?!?!?! aunque nuestro bebé tenga apenas unos meses de vida

En fin, creo que la nueva lucha o la verdadera conquista, como querramos llamarla, sería lograr que el mundo masculino, y nosotras mismas, nos reconozcamos como género distinto, con iguales capacidades que el hombre pero a la vez sabiendo que nuestra naturaleza es diversa, siendo respetadas y valoradas según ella, dándosenos nuestros justo lugar como MUJERES y como MADRES, como género creador y portador de vida.

Y con esto me refiero, entre tantas otras cosas, a reveer la ley de maternidad que nos da "NADA" de tiempo para retornar a nuestros trabajos, con lo cual no alcanzamos a adaptarnos a nuestro nuevo rol de mamá, ni a conocer y ni dejarnos conocer por nuestros nuestros bebés recién nacidos, obligándonos a desprendernos de ellos muchas horas diarias; la poca flexibilidad laboral y la "dádiva de la hora maternal", la carencia de espacios exclusivos para lactar o extraernos leche en nuestros lugares de trabajo, el tomar conciencia y revalorizar la lactancia natural y la tirana exigencia de los cánones estéticos actuales que reclaman la inmediata recuperación del nuestro cuerpo, por decir algunas...

Hay todavía mucho por hacer...

lunes

DERECHOS DE LAS EMBARAZADAS

Por el Dr. Carlos Burgo (Obstetra y ginecólogo defensor del parto natural)
  1. Derecho a que no la consideren una enferma
  2. Derecho a pedir la participación de su pareja
  3. Derecho a tener miedo
  4. Derecho a elegir
  5. Derecho a sentirse dueña de su cuerpo
  6. Derecho a no someterse a rutinas médicas innecesarias
  7. Derecho a sentir placer y a sentir dolor
  8. Derecho a expresarse según su necesidad
  9. Derecho al vínculo inmediato con su hijo
  10. Derecho al buen trato

domingo

NOCHES DE TETA

Recuerdo mis primeras noches de mamá... qué duras!!...
Despertarme cada 2 o 3 horas para alimentar a mi bebé, cómo me costaba!!! Y después el tiempo del provechito... ETERNO!!!!
Mi cuerpo sentía el cansancio físico de las noches maldormidas y tanto silencio casi que me espantaba.

Hoy, las noches siguen entrecortadas a igual ritmo, me resistí al consejo de darle leche comprada a mi bebé para que asi "tire más horas de sueño". Pero todo es muy distinto:
Me despierto enseguida y sin dificultad, es más... algunas veces hasta me desvelo!
Observo encantada como se alimenta mi bebé, y el silencio ya no me espanta, al contrario, nos acompaña.

Las noches de teta son momentos únicos que aprendí a disfrutar, reunidos el silencio, mi bebé y yo, yo y mi ser, ausentes del tiempo y ajenos al mundo.
Los tres nos encontramos entre leche, miradas y cavilaciones -muchas de las cuales vuelco aquí-.
Son momentos que pronto llegarán a su fin y que probablemente voy a extrañar.

Ah! El cansancio físico sigue... pero bueno... "gajes del oficio"!

lunes

REGALITO PARA EL CORAZON

Si van al final del blog, encontrarán un videito de una Rumba, cantada por Rosa Giménez, artista muy comprometida con la maternidad y la crianza consciente, y que las invito a ver porque es realmente un regalito para el corazón! No sólo por la música y las imágenes sino también por su letra, ya que pocas veces se hace referencia a TODAS LAS MADRES, independientemente del hecho de parir a su hijo o a quellás que están todavía buscándolo.
Les dejo la letra que es hermosa, aclarando que al final tiene estrofas en catalán, euskera y gallego:

Mi abuela parió a mi madre.
Mi madre me parió a mí.
Todas paren en mi casa,
yo también quiero parir.

Yo quiero parir tranquila,
que nadie me meta prisas,
que mi chico esté conmigo,
por si hay lágrimas o risas.

Mi mamá me mima ma, mímame mamá, mamá.
Mi mamá me mima ma, mímame mamá, mamá.

Si pides, yo te doy teta;
Si lloras, te cojo en brazos;

Que gusto darte un abrazo
y llevarte en bicicleta.

María no tiene niños,
pero ella también es madre:
envuelve con su cariño
a quien se pone delante.

Mi mamá me mima ma, mímame mamá, mamá.
Mi mamá me mima ma, mímame mamá, mamá.

Tu quieres una mamá
y yo quiero tener hijitos;
muy pronto te iré a buscar
pa poder vivir juntitos.


Mi mamá me mima ma, mímame mamá, mamá.
Mi mamá me mima ma, mímame mamá, mamá.

EL AMOR EN NUESTROS TIEMPOS


Nuestros bebés, además de alimento e higiene, nos necesitan a nosotras, necesitan nuestra atención, companía, alegría, cuidados, contacto, mirada, juego, comunicación, calor, sonrisa.
Para darle todo esto, necesitamos TIEMPO.
TIEMPO, eso tan escaso y valioso en nuestros días de "Fast Life" y que mucho o poco, forzosa o voluntariamente, amable o disgustadamente quitamos a nuestro trabajo, a nuestras parejas, a nuestra casa, a nuestros amigos, a nuestros hobbys y a nosotras mismas, para dedicárselo a nuestros bebés.

Así, el AMOR, además de cálido abrazo y dulce mirada, es renunciar a NUESTROS TIEMPOS para estar con nuestros bebés.

sábado

¿QUE DIGO YO SOBRE LA LACTANCIA?


NO DEJEMOS DE AMAMANTAR A NUESTROS NIÑOS. Todos sabemos que "no hay como la leche materna", pero tomemos real conciencia de que ES VERDADERAMENTE LO QUE NUESTROS BEBES NECESITAN.

Que la OMS recomiende lactancia natural exclusiva hasta los 6 meses de vida no significa quedarnos con que "con 6 meses alcanza..." ni que a esa edad debamos sustituirla por alimentos sólidos. Sepamos además que un niño sano puede nutrirse perfectamente "solo a teta" hasta el año de vida. Alimentemos entonces a nuestros bebés con lo mejor que tenemos para ellos y según sus reales necesidades, recordando que a través de la teta, además de nutrientes y defensas, reciben refugio, contacto, calor, companía, consuelo, relax, vínculo, tranquilidad, unión, seguridad, sociego. RECIBEN "MAMA"

No nos dejemos seducir por la practicidad y comodidad de las leches maternizadas, que con toda la ciencia y tecnología de nuestros días, son siempre a base de leche vacuna, por lo que nunca serán como la nuestra.

No nos dejemos vencer por los dolores o afecciones de nuestros pechos que amamantan por primera vez, es pasajero.

Sepamos que dar de mamar no es ciencia, ni medicina, ni matemáticas. Se aprende pero no se estudia, y sobretodo, confiemos en nosotras, en nuestro cuerpo y nuestros instintos. CONFIEMOS EN LA NATURALEZA, ES SABIA.